¿Has escuchado el término de Industria 4.0?

El término de industria 4.0 consiste en la introducción de las tecnologías digitales en las fábricas. Es la forma que hay de llamar al fenómeno de “transformación digital” aplicado a la industria de producción.

Ya ha pasado tiempo desde que se ha hablado del impacto del Internet de cosas (IoT) en diferentes áreas de la industria, bajo el concepto de Smart Cities. Ahora es momento de hablar de “Industria Inteligente” o industria 4.0.

Por lo tanto ¿Qué es industria 4.0?

Pues dicho de forma simple: la industria 4.0 consiste en la digitalización de los procesos productivos en las fábricas mediante sensores y sistemas de información para transformar los procesos productivos y hacerlos más eficientes.

Ventajas

Dentro de esta nueva e importante cuarta revolución industrial, vale la pena señalar las ventajas que tiene ya que son bastantes:

  • Se obtienen procesos más depurados, repetitivos y sin errores ni alteraciones. Así logramos una producción ininterrumpida y disponible las 24 horas del día.
  • Se optimizan los niveles de calidad. La automatización de procesos permite mayor precisión en pesos, medidas y mezclas. Evitando así los tiempos muertos e interrupciones.
  • Obviamente, a mayor eficiencia, mayor ahorro de costes. Los procesos automatizados exigen de menor personal, menos errores y mayor eficacia energética y de materias primas.
  • Los tiempos de producción se recortan drásticamente.
  • Se consigue una mayor seguridad para el personal implicado en cada proceso. Este punto es de suma importancia para trabajos a temperaturas elevadas, con grandes pesos o en entornos peligrosos.
  • La producción es mucho más flexible, ya que el producto es adaptable a los requerimientos de cada empresa en particular.
  • El flujo de datos es ahora mucho más eficiente gracias a las redes de comunicación. Se reducen los tiempos de reacción y la toma de decisiones.
  • Como es lógico, la competitividad empresarial es mucho más elevada. Se da mejor respuesta a las necesidades de los mercados, se ofrecen productos de alta calidad y se reacciona de forma más veloz y flexible a los cambios..

Inconvenientes

Pero como en todo cambio, no todo son ventajas para la revolución industrial que vivimos. Existen ciertos inconvenientes de la Industria 4.0 a los que las organizaciones deben hacer frente.

  • No todas las organizaciones se están adaptando a buen ritmo a los nuevos métodos. De hecho, ahora que los cambios son cada día más veloces, muchas industrias corren el riesgo de quedarse muy desactualizadas en poco tiempo.
  • No siempre los gobiernos y sus legislaciones cambian y evolucionan a la velocidad que la industria y los avances tecnológicos requieren. Sin embargo, deben regular, y no centrarse únicamente en obtención de beneficios.
  • Hay que tener cuidado con los equilibrios de poder, ya que la innovación y el acceso de los recursos pueden hacer que cambien de forma excesiva e incluso peligrosa.
  • Los avances industriales a excesiva velocidad pueden permitir que crezcan las desigualdades y que exista cierta fragmentación social.
  • El personal necesario en los nuevos procesos es más especializado, y no siempre es fácil acceder a estos perfiles, que, además, requieren de mayor remuneración.
  • El coste de la inversión es ahora más elevado, especialmente al principio. No obstante, a medio y largo plazo, se recupera de sobra, pero de inicio tal vez no todos puedan hacer frente a los costes.
  • La industria 4.0 tiene una enorme dependencia tecnológica, dada la gran especialización requerida en la maquinaria. Así pues, se desarrollan necesidades específicas nuevas que deben ser identificadas y solucionadas lo antes posible.
  • Como es lógico, aparece la obsolescencia tecnológica. El riesgo es muy alto y debe ser tenido en cuenta en todo proyecto inicial para calcular la amortización de la inversión, entre otros factores.

Conclusión

Si estás pensando que el futuro inmediato de la industria 4.0 será un mundo  totalmente auto-dirigido y gestionado por robots creo que te equivocas.

Seguramente veremos cómo determinadas tareas y procesos serán realizados por la robótica e incluso por drones dirigidos por humanos en la distancia.

Pero a corto y medio plazo no veremos un futuro a lo “yo robot”.

Lo que si verás será una profunda transformación de los entornos de trabajo y la forma de relacionarse en las fábricas, siempre con el fin de la productividad y un mejor trato al cliente.

Espero que con todo esto tengas mucho más claro qué es la industria 4.0, lo que implica y el impacto que esta supondrá en los próximos años.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *